La Guerra Nacional 1854 - 1857. Narración de la Guerra Civil
 
 
 
Para leer sólo el relato histórico en formato libro de 30 páginas tamaño carta: LEER IMPRIMIR
 
 
 
  • 1855
  • 1856
  • 1857
Ene
Feb
Mar
Abr
May
Jun
Jul
Ago
Sep
Oct
Nov
Dic
 
 
  RELATO HISTÓRICO
   
II
LA GUERRA CIVIL DE 1854
 

Así estaban las cosas en el entorno inmediato de Nicaragua cuando el general Máximo Jerez (leonés, liberal) atacó Granada dando así inicio a una guerra civil más, que después se transformó en la Guerra Nacional.

 

 

Comienza una guerra civil más - El 4 de mayo de 1854 estalló pues, la revolución liderada por los leoneses Máximo Jerez y Francisco Castellón, personas de prestigio en la oposición, con la ayuda del Gobierno de don José de Trinidad Cabañas de Honduras quien también resentía que al llamar a Nicaragua «República» en la nueva Constitución, se daba un tiro mortal al espíritu centro-americanista.

Los excesos implacables contra ambos bandos fue la regla general: «legitimidad o muerte» y «libertad o muerte» eran las consignas de ambos bandos que concordaron precisamente sólo en lo de «muerte».

Al comienzo los liberales (León, democráticos) obtuvieron control de Chinandega, León, Managua, Masaya y Rivas y tenían sitiada a Granada, aunque el general Fruto Chamorro logró mantener varios tramos de la ciudad con libre acceso.

 

Este sitio duró ocho meses, desde el 25 de mayo de 1854 hasta el 10 de febrero de 1855, cuando el general Jerez se restableció de heridas de guerra en Granada y levantó el sitio y se marchó con el sobrante de su ejército de regreso a León sin poder someter a Granada.

Para ponerse al frente de los ejércitos y combatir la revolución, Fruto Chamorro depositó la presidencia en el diputado don José María Estrada el 1º de junio (1854), de acuerdo a la nueva constitución (la de 1854 de don Fruto).

León nombra Director provisorio del Estado a don Francisco Castellón  - En el otro bando, durante el sitio a Granada los revolucionarios liberales reunidos el 4 de junio en su cuartel general de Granada, acordaron nombrar para el desempeño del alto cargo de Director provisorio del Estado a don Francisco Castellón (liberal, leonés) y una semana después, el 11 de junio (1854), don Francisco Castellón tomó posesión en el Cabildo de León como “Supremo Director del Estado del Gobierno provisorio de León”, al tenor de la Constitución de 1838, alegando que es la única constitución legítima que los liberales reconocen. Castellón informó a los Gobiernos de Centro América e Hispano América que su gobierno «ha sido proclamado por los pueblos y por el Ejército en uso del derecho de insurrección», pero sólo Honduras le dio su reconocimiento.

En cuanto a la legitimidad de este gobierno provisorio de León, el historiador Jerónimo Pérez (conservador) explica que: «Castellón no podía obtener el Poder Ejecutivo en razón de que no era Senador, en quienes la Constitución de 1838, que la revolución sostenía, autorizaba el depósito del Mando Supremo»… 10 J Pérez

 

Una vez que los legitimistas (conservadores) se organizan y contra atacan, el curso de la guerra comenzó a inclinarse poco a poco a su favor, y cuando sus fuerzas estaban ya en Managua listas a iniciar el ataque a León, apareció el «cólera morbo» que vino a diezmar tanto a los ejércitos como a las poblaciones. Los legitimistas se replegaron a Granada y quedaron muchos cadáveres insepultos en todas partes.

El 12 de marzo de 1855, el presidente Chamorro falleció de muerte natural (dolencia renal) y la Asamblea autorizó al Presidente interino don José María Estrada, continuar en el ejercicio del cargo. El historiador José Dolores Gámez (liberal) señala que «[…] se incurrió en el error de reunir los restos legitimistas de la que fue Asamblea Constituyente, para que esta eligiese al nuevo gobernante» y que debió haberse llamado a elecciones. 11 A Bolaños

 
Castellón contrata a William Walker- El norteamericano Byron Cole, en gira hacia Honduras vía Nicaragua, al pasar por León, capital de los liberales (democráticos), recibió de Castellón, «Supremo Director de Estado del gobierno provisorio de León», el encargo que le consiguiera mercenarios de Estados Unidos que vinieran a luchar en el bando liberal (democrático) contra los conservadores (legitimistas). Byron Cole presentó esta oferta mercenaria a William Walker quien no la aceptó presumiblemente para no violar la ley de neutralidad de Estados Unidos, pero propuso modificarla convirtiéndola en «concesión de colonización» presumiblemente también porque esto le facilitaría realizar su sueño de implantar un Imperio Sureño en el Caribe. El contrato fue firmado por Castellón el 28 de diciembre de 1854.

El 3 de mayo (1855) Walker zarpó de San Francisco para Nicaragua acompañado de cincuenta y siete expedicionarios. Los que pudieron hacerlo, pagaron $40 por el pasaje. Para enrolarse en la expedición cada uno tuvo que presentar prueba satisfactoria de servicio militar previo o tener fama de valiente.

Claro está que esos aventureros iban a Nicaragua en pos de gloria y fortuna, mas su líder iba buscando convertir en realidad desde otra base, en Centroamérica, su «Sueño Sureño» de un Imperio en el Caribe. La guerra entre el gobierno Legitimista (conservador) de Granada y los rebeldes Democráticos (liberales) de León, entraba ya en su segundo año. El país estaba dividido, exhausto, arruinado e indefenso: vulnerable a caer presa de cualquier banda de merodeadores extranjeros.

 
 
 

Así las cosas, las fuerzas hondureñas que llegaron en auxilio de los liberales también han venido perdiendo terreno en los campos de batalla y en su gran mayoría han abandonado el territorio nacional y, a la vez, las fuerzas liberales han perdido control del país quedando en control sólo de León y parte de occidente. Por los reveses militares sufridos, Castellón destituye a don Máximo Jerez como jefe militar y nombra en su lugar al general Trinidad Muñoz.

El 16 de junio de 1855 arribó Walker al puerto «El Realejo» acompañado de miembros de su falange (58 en total, incluyendo a Walker) quienes de inmediato se integraron a las fuerzas beligerantes de Castellón, pero rehusando pelear bajo mando nicaragüense. Walker recibió el grado de Coronel con autorización de formar un cuerpo independiente (la Falange Americana) y, conforme a la constitución de 1838 (la que regía en León), bastó una simple declaración para que Walker y su gente de convirtieran en ciudadanos nicaragüenses. El gobierno de Castellón autoriza a Walker a enrolar en su ejército 300 mercenarios norteamericanos por 100 dólares mensuales y 500 acres (200 hectáreas) de tierras al terminar la campaña y autoriza a Walker arreglar las cuentas pendientes de Vanderbilt con Nicaragua. 12 A Bolaños

Los liberales de León, contrataron a Walker para que les ayudara en la revolución contra el gobierno conservador de Granada, pero Walker vino a «cogerse el mandado». Walker conocía muy bien la situación caótica y de lipidia del país; sabía que el ejército de Castellón estaba de espaldas a la pared, que el Comandante en Jefe del ejército (Máximo Jerez) había caído en desgracia, que los partidarios de Castellón no querían al Gral. Muñoz y desconfiaban de él. Por sobre todo, Walker conocía que las incesantes guerras fratricidas entre León y Granada (liberales contra conservadores) hacían de Nicaragua una presa fácil. 13 A Bolaños 14 JD Gámez –  15 Walker

Primer batalla de Rivas - El 23 de junio de 1855 Walker zarpó de El Realejo con su falange de norteamericanos y 110 soldados nacionales que le dotó el general. Muñoz para atacar Rivas. El vicecónsul inglés en León, Thomas Manning, avisó de esos planes al general Ponciano Corral, jefe militar legitimista (conservador) quien preparó la batalla con ventaja y Walker regresó a León derrotado, sospechando que León lo había traicionado. Mientras tanto, el general Muñoz muere asesinado por la espalda por uno de sus propios soldados el 18 de agosto de 1855 cuando peleando a favor de los democráticos (liberales) contra los legitimistas (conservadores) había derrotado a Guardiola (hondureño ayudando a los legitimistas), en la batalla de El Sauce. La muerte de Muñoz debilita el liderazgo militar en el campo leonés y allana el camino a Walker en sus designios de conquista del poder. 16 A Bolaños17 Walker

Walker toma Granada – Walker entonces prepara una segunda expedición con 50 miembros de su falange y otros 120 nacionales para nuevamente atacar Rivas. Estimando que casi todo el ejército legitimista estaría esperándolo en Rivas, no la ataca sino que de San Juan del Sur se va directo al puerto La Virgen en el gran Lago donde se posesionó de la Terminal de la Compañía del Tránsito de Vanderbilt y tomó un vapor en el que la madrugada del sábado 13 de octubre de 1855, sigilosamente desembarcó en Granada sin ninguna resistencia: «En río revuelto, ganancia de pescadores» y así «se cogió el mandado». El presidente Estrada abandonó su residencia en Granada y se trasladó clandestinamente a Masaya donde se juntó con el resto del alto mando conservador, con el general Corral y el grueso del ejército legitimista que se movilizó de Rivas a Masaya para preparar un ataque a Granada para desalojar a Walker. Mientras Walker ejecutaba este plan expedicionario, el 8 de septiembre también fallece en León, del «cólera morbo», don Francisco Castellón y el alto mando leonés designó al senador don Nazario Escoto como nuevo Director del «Gobierno provisorio de León». Esta otra muerte también allana más el camino de Walker en sus designios de conquista del poder y le facilita apoderarse del papel de máximo jefe político-militar de los democraticos en Granada. 18 A Bolaños

Walker fusila al ministro Mateo Mayorga - El 18 de octubre (1855), cinco días después de la toma de Granada, el vapor San Carlos al pasar frente al Fuerte San Carlos con 680 pasajeros de tránsito para California, recibió un cañonazo disparado por el comandante legitimista del fuerte matando a una señora, a su hijita e hiriendo al hijito a quien se le amputó una pierna. Al día siguiente se dio otro incidente en La Virgen cuando soldados legitimistas confundieron a inocentes pasajeros norteamericanos con miembros de la falange de Walker y al atacarlos mataron a cinco e hirieron a ocho, antes de darse cuenta de su error. Cuando llegó la noticia a Granada, la reacción de Walker no se hizo esperar: fusilar al Ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno de Estrada (legitimista), don Mateo Mayorga, quien guardaba prisión desde la toma de Granada. Con este acto Walker introducía el terror como medida para someter a cualquiera que arriesgue oponérsele.

Walker envió a don Pedro Rouhaud, ciudadano francés que vivía en Granada y a don Fermín Arana a Masaya, portadores de un mensaje para los del alto mando legitimista (Estrada, Corral con su ejército, los Chamorro…) congregados en Masaya: que capitulen, que lleguen a Granada a arreglarse con él; que ya fusiló a don Mateo Mayorga y que tiene a las familias de los prominentes conservadores de rehenes a quienes también puede fusilar si osan atacar Granada.

En este trance, las opiniones del alto mando legitimista en Masaya se dividieron entre los que urgían a Corral que atacara de inmediato aun a riesgo de las vidas de los rehenes (Nota: Lidera esta posición don Pedro Joaquín Chamorro Alfaro quien presenta su famosa Proclama que exhorta atacar de inmediato), y los que temían por sus deudos y amigos y que pedían a Corral que fuera a Granada y se arreglara con Walker. 19 Proclama  El argumento del fusilamiento del Ministro don Mateo Mayorga hizo mucho peso en que la decisión se inclinara por el arreglo. 20 A Bolaños

El general Corral capitula ante Walker - Después de muchas deliberaciones en común entre Estrada, sus ministros, el general Corral y todos los presentes, se pusieron de acuerdo en otorgar al general Corral un poder amplio para que viajara a Granada a negociar la paz con Walker.

Al día siguiente del fusilamiento de don Mateo Mayorga, el general Corral viajó de Masaya a Granada escoltado por una patrulla de la falange de Walker y fue recibido en la plaza de Granada por 300 soldados leoneses comandados por el chelón Valle y otro número similar de norteamericanos, todos en formación militar.

Desde la toma de Granada al amanecer del día 13 de octubre (1855), Walker se dio también a la tarea de armar a muchos pasajeros norteamericanos que cruzaban por Nicaragua hacia California, así como a los prisioneros liberales que encontró en las cárceles de Granada. De este modo su fuerza militar era ya mucho más numerosa.

Esa misma tarde del 23 de octubre (1855), Walker y Corral entraron en negociaciones para lo que Corral presentó de antemano un poder amplio que le había otorgado el presidente Estrada, mientras que Walker no presentó ningún poder que le autorizara negociar en nombre de los democráticos y se suponía que todo lo acordado por él tendría que ser refrendado por León. Corral y Walker firmaron un «Tratado de Paz» en los siguientes términos.

  • De inmediato quedan suspensas las hostilidades; habrá paz y amistad.
  • Se nombra un gobierno provisorio bajo la presidencia de don Patricio Rivas por el término de catorce meses a no ser que el Gobierno decida adelantar las elecciones.
  • Habrá cuatro ministros: Relaciones Exteriores, Hacienda, el de Guerra y el de Crédito Público. Corral será el Ministro de la Guerra.
  • A petición de Walker, los artículos de la Constitución de 1838 referentes a la naturalización quedan vigentes.
  • Que los ejércitos legitimista y democrático se unirán y formarán un solo ejército cuyo Comandante en Jefe será el general Walker; y que las divisas de cada bando (la blanca y la roja) desaparecerán y serán sustituidas por una celeste para todos que diga: «Nicaragua Independiente».
  • Los contratantes quedan obligados a reconocer las deudas y exacciones por cualquier causa contraídas por ambos beligerantes.
  • Los jefes, oficiales o cualquier persona que quiera separarse de la República podrá salir con garantías y seguridad de su persona y propiedades.
  • La legión americana podrá quedarse al servicio de la nación, si manifiesta deseos de naturalización y recibirá la parcela de tierra según la Constitución de 1838.
  • Los gobiernos de León y Granada dejarán de existir en el acto que cada uno de los generales le notifique este tratado. El que quiera seguir ejerciendo será reputado como perturbador de la paz.
  • El Gobierno de la República residirá en Granada.

Granada 23 de octubre de 1855.
(Firmado) William Walker, Comandante en Jefe del ejército democrático que ocupa a Granada.
(Firmado) En virtud de las facultades omnímodas que por decreto de ayer me son conferidas, me comprometo a respetarlo y hacerlo cumplir. Ponciano Corral. 21 A Vega B

Don Patricio Rivas se encontraba en esos momentos en San Juan del Norte, sin saber lo que ocurría en Granada; y es mandado a traer para pedirle que acepte y tome posesión de la presidencia provisoria de la República. Don Patricio Rivas tenía tan bien sentada su reputación de hombre de bien, de firmeza y de luces, conservador (legitimista) por cuya razón Corral lo propuso para presidente el día del convenio, y creyó que había adquirido un gran triunfo cuando Walker consintió en él.

 

PERIÓDICO "EL NICARAGUENSE"

El sábado 20 de octubre de 1855 –una semana exacta después de haber ocupado Granada– Walker comenzó a publicar su periódico (semanario), El Nicaragüense, en español e inglés, que llegó a constituir el repositorio principal de las fuentes primarias que documentan la tentativa de Walker de implantar el sueño sureño de un Imperio Esclavista Caribeño basado en el «destino manifiesto» anglosajón. El último número (el número 54) salió a circulación en una nueva imprenta en Rivas precisamente el día que Walker abandonó Granada, el 13 de diciembre de 1856

 

Al día siguiente de la firma del tratado de paz entre Walker y Corral. Corral viajó a Masaya a dar cuenta de su misión al presidente Estrada, sus ministros, y a los hombres notables de Granada que habían podido huir hacia Masaya. La reacción fue de repudio a lo actuado por Corral, pero mal de su agrado, aprobaron lo que su Representante, con facultades omnímodas, había hecho en nombre del Gobierno, su comitente.

Sin embargo, el presidente José María Estrada mostrando su disgusto por haber sido desprendido, por decirlo así, del Poder Supremo por el tratado ajustado entre Corral y Walker, escribió una protesta firmada el 25 de octubre, dirigida a los Gobiernos y pueblos de Centroamérica y demás del mundo civilizado, y partió para Honduras en busca de refugio y ayuda:

 
[…] Y desde ahora interpelo el poderío y auxilio de los demás Gobiernos de Centroamérica para que, sin más invitación, puedan intervenir en los negocios de esta República, obrando a mano armada como en causa propia, hasta la desaparición de todo poder extraño y el restablecimiento de la potestad legítima. 22 A Vega B
Walker envió al Chelón Valle y a don Fermín Ferrer a León a presentar el Acuerdo del 23 de octubre a la consideración del gobierno provisorio leonés, que lo aprobó el 28 de octubre y envió a Granada una comisión presidida por el general Máximo Jerez, para felicitar a Walker por el triunfo obtenido para los demócratas. El Director Nazario Escoto, ese mismo día, disolvió el Gobierno provisorio de León en cumplimiento a lo prescrito en el Acuerdo Walker-Corral. 23 F Ortega A

 
 

Durante estos siete días, desde el 23 de octubre cuando el presidente José María Estrada por medio de tratado ajustado con el filibustero William Walker, se desprendió, por decirlo así, del Poder Supremo hasta el 30 de octubre (1855), mientras don Patricio Rivas llegaba a Granada de San Juan del Norte y tomaba posesión de la presidencia provisoria, hubo un «interregno» en el que quedaron haciendo el papel de líderes políticos y militares los generales William Walker y Ponciano Corral, en representación de los democráticos (León) y legitimistas (Granada), respectivamente. Sin embargo, durante este interregno el poder real de dominio estuvo «a la brava» en manos del verdadero poder militar ejercido por William Walker. La tropa y el alto mando político legitimista, acantonados en Masaya, a pesar de su descontento por lo acordado por Corral en el Tratado de paz, aceptaron lo actuado por su representante.

 

Por último, Corral y su ejército de legitimistas llegaron a la plaza de Granada la mañana del día 29 (octubre 1855) donde fueron recibidos por Walker y su ejército en formación militar. Ambos jefes se saludaron, abrazaron y caminaron a la Iglesia donde el padre Vijil cantó un te deum. Al día siguiente, 30 de octubre, don Patricio Rivas, en la Iglesia, arrodillado frente al Cristo juró observar como presidente provisorio lo estipulado en el Tratado del 23 de octubre y acto seguido Corral y Walker también juraron ante el mismo Cristo cumplir y hacer cumplir dicho Tratado. Corral quedó así ungido como nuevo líder político y militar del bando legitimista.

El Gobierno provisorio de León se disolvió en seguida de acuerdo al Tratado Corral-Walker y una comisión de líderes leoneses presidida por el general Máximo Jerez marchó a Granada llegando hasta el día siguiente de la toma de posesión de don Patricio Rivas. Llevaron unos decretos por los que el “Gobierno provisorio de León” ratificaba el Tratado Corral-Walker, nombraba a Walker «Jeneral de Brigada» (sic) y otro en que lo nombraba «Jeneral de División».  

 

La presencia de los líderes democráticos en Granada, la ratificación del Tratado Corral-Walker por el Gabinete leonés, la disolución del “Gobierno provisorio de León”, los ascensos de Grado otorgados por ellos a Walker, y la integración de don Máximo Jerez al Gabinete del ahora Presidente provisorio don Patricio Rivas, dieron mayor validez a este arreglo de paz firmado por el general Corral mediante poder omnímodo que le otorgó para ello el presidente Estrada y su gabinete.

En ambos bandos, legitimistas y democráticos, hubo opiniones de todo tipo:

 

El fusilamiento del Ministro Mateo Mayorga (22 de oct., 1855), y 17 días después el fusilamiento del general Corral, ha causado pánico y todo mundo quedó «metido dentro de un cumbo», a pesar de que desde siempre esas ejecuciones sumarias y crueldades atroces se han cometido y sufrido constantemente en Nicaragua, por nicaragüenses. No es pues, nada nuevo para los nicas «rascarse con esa tuza»; lo nuevo ahora es la marca de la tuza: «made in usa».

Amargas censuras así como reflexivos elogios para los actores de este acuerdo que pueden quedar resumidas en esta obra con el pensamiento del historiador Francisco Ortega Arancibia en la página 293 de su obra aquí citada:

Objeto de amarga censura han sido estas desgraciadas acciones, para unos; y de elogios para otros, según la pasión política que los guiaba a escribir, ya en este o aquel sentido, llegando al extremo de pronunciar o escribir esta negra frase: "¡Traición! ¿Traición? ¡Hay cuervos que son cisnes y cisnes que son cuervos…!".

El presidente Rivas formó su gabinete de gobierno nombrando al general Ponciano Corral (legitimista) Ministro de la Guerra y Ministro General; a don Máximo Jerez (democrático) Ministro de Relaciones Exteriores; a don Fermín Ferrer (legitimista) Ministro de Crédito Público; y a Parker H. French (yanqui) Ministro de Hacienda. El general Walker quedó como Comandante Jefe del Ejército. 24 J Pérez

Walker fusila al general Corral y consolida el poder - El general Corral, al sentir el descontento de su tropa y del alto mando político legitimista por su rendición ante Walker, se da cuenta del peligro que Walker significa para Nicaragua y, angustiado, el 1° de noviembre (1855) envió cartas al Presidente de Honduras y a otros, pidiéndoles ayuda contra Walker. Estas cartas fueron interceptadas por Walker quien el día 4 de noviembre desarmó y desbandó a las tropas legitimistas en Granada. El 5 apresó al general Corral y lo llevó ante un Consejo de Guerra convocado por el mismo Walker quien nombró a sus miembros, presentó la acusación, testificó ante la Corte en contra del acusado, fue la autoridad ante quien la Corte recomendó clemencia, fue quien confirmó la sentencia de muerte, y fue quien nombró al verdugo, y señaló la fecha, hora y lugar de la ejecución. El 8 de noviembre (1855) a las dos de la tarde, frente al cuartel de Walker, el general Ponciano Corral fue pasado por las armas. 25 Walker  – 26 A Bolaños

El pánico cundió y muchas familias huyeron de sus hogares para refugiarse en lugares apartados del acontecer político del país. Entonces el 16 de noviembre (1855), el gobierno Rivas-Walker emitió un decreto que impone fuertes multas y ordena confiscar y subastar las propiedades de los nicaragüenses que no regresen a sus hogares en un término perentorio.

La tropa original de Walker que vino con él en el Vesta en junio de 1855, era de 57 hombres. Ya en noviembre se encontraba establecido con 220 estadunidenses en su ejército. El 23 de noviembre (1855), el Gobierno de Walker-Rivas emitió un decreto «de Colonización» que desplegó por Estados Unidos ofreciendo regalar 250 acres (100 hectáreas) de tierra y pasaje gratis a cada «colono» que llegara al país. A pesar de la Ley de Neutralidad de Estados Unidos cuyas autoridades sospechaban que vendrían de mercenarios y por eso la vigilancia era mayor, ya para febrero de 1856 la fuerza de Walker llegó a unos 1,300 hombres.

Queriendo calmar el pánico y descontento en el bando democrático de León, Walker pidió a Patricio Rivas trasladar el gobierno a León mientras él se quedaba en Granada al mando del ejército. Antes de su traslado a León, Rivas reorganizó su gabinete nombrando a dos democráticos (leoneses) a su gabinete: don Sebastián Salinas y don Jesús Baca, Ministros de Gobernación, y Guerra, respectivamente y conserva a don Máximo Jerez, democrático también, como ministro de Relaciones Exteriores. Patricio Rivas y el Gobierno se trasladaron a León el 25 de marzo (1856).

Costa Rica y el Gobierno Rivas-Walker se declaran la guerra - Nicaragua y Costa Rica mantenían la disputa sobre la posesión del Guanacaste y, además, Costa Rica tenía puestos sus ojos en el río San Juan, en el gran lago de Nicaragua y sabe que el dominio de Walker sobre Nicaragua puede ser fatal para sus planes expansionistas. Costa Rica se ha estado preparando para esa conquista desde hace muchos años; dispone de unos cinco mil soldados entrenados que tienen mejor armamento que el de Walker y por todo eso, el 11 de marzo de 1856 Costa Rica declara la guerra a Nicaragua (al gobierno Rivas-Walker). De inmediato Rivas responde también declarando la guerra a Costa Rica. 27 A Bolaños  -- 28 A Bolaños

 

¿DÓNDE MURIÓ JUAN SANTAMARÍA?

Existe la anécdota de que el soldado Juan Santamaría murió como héroe en la batalla de Rivas y en Costa Rica es «héroe nacional por esa gesta». Sin embargo, para que brille la verdad histórica debe conocerse que en el Archivo Eclesiástico de San José existe el Libro de Defunciones de la Campaña Nacional de 1856 y 1857, al folio 34, frente, se lee esta partida que dice: "En la Campaña y de camino de Nicaragua a Costa Rica, de la epidemia del cólera murió el soldado Juan Santamaría, soltero, de Alajuela. Se le dio sepultura y para que conste, lo firmo". (firma) Francisco Calvo. (Rúbrica). Al margen: 384 Juan Santa Ma., soltero, Alajuela. A Bolaños

 

Derrota de Walker en Sta. Rosa - Las fuerzas de Walker que marchan a enfrentar a las fuerzas ticas, se componían de sólo 284 soldados al mando de Schlessinger y llegaron el 20 de marzo a la hacienda Santa Rosa, cerca de Liberia, donde sufrieron una tremenda derrota y regresaron dejando 26 cadáveres, mulas, armas, municiones y pertenencias. Los malheridos no pudieron huir y fueron fusilados por los ticos; pero los remanentes regresaron a Nicaragua y llegaron a La Virgen en pequeños grupos en situación andrajosa. 29 A Bolaños

Segunda batalla de Rivas - Walker reconcentra su tropa en Granada y se prepara para el lógico ataque tico a Rivas. Efectivamente, el 11 de abril (1856) marcha con unos mil soldados a desalojar a los ticos que con unos dos mil soldados armados con el famoso rifle minié y dotados de cañones, esperan a Walker bien parapetados en Rivas. La batalla duró 17 horas y hay fuertes bajas de ambos lados sin que Walker logre desalojar a los ticos y se retiró derrotado. Ambos lados reconocen fuertes bajas, pero a la larga la ganó Walker cuando antes de abandonar Rivas, echó cadáveres en los pozos de agua que causó una epidemia del cólera morbo que más que diezmó al ejército tico y lo obligó a abandonar Rivas y regresar a Costa Rica dejando una reguera de muertos en el camino a casa, incluyendo a Juan Santamaría, el de la gesta de la quema del mesón. 30 A Bolaños  -  31 A Bolaños

Presidente Rivas convoca a elecciones - El 19 de marzo de 1856, el Presidente provisorio, don Patricio Rivas, emitió un decreto convocando a elecciones de autoridades supremas (diputados, senadores y supremo director) con arreglo a la ley de 19 de diciembre de 1838, publicado en el periódico El Nicaraguense del 22 de marzo de 1856. 32 E. N.

 

El Nicaraguense en su edición en inglés del 31 de Mayo (1856) dice que todavía no se conocen los resultados; que por de pronto son favorables a don Mariano Salazar (leonés) pero que dado que aún no se ha votado en el distrito del presidente Rivas, ni en Chontales, Rivas puede dar la sorpresa de salir reelecto. La guerra con Costa Rica dificultó los comicios y el proceso quedó inconcluso. 33 E.N.

Guatemala, El Salvador y Honduras ya temen a Walker - A partir de la batalla de Santa Rosa, las tres Repúblicas al norte de Nicaragua reaccionaron ante la amenaza de Walker y a mediados de abril (1856) Guatemala solicita a El Salvador permiso para el pase de tropas hacia Nicaragua. El Salvador no sólo concede el permiso sino que expresó estar dispuesto a unir sus fuerzas e invitó a Honduras a hacer lo mismo.

 

¿SE PRETENDE FORMAR LA IGLESIA PROTESTANTE?

El 8 de junio (1856) el general Domingo Goicuría, filibustero cubano y sobrino del Arzobispo de la Habana, visita al Gobernador del Obispado de León, Canónigo Don José Hilario Herdocia, para proponerle la separación de la Iglesia Nicaragüense de la de Roma. Herdocia le contesta con la pregunta: “¿De qué país es Usted?”, y al contestar que es cubano, el prelado le dice: “¿Y por qué quiere Usted arrancarnos la fe, que es lo único que nos ha quedado?
______________
Alejandro Bolaños Geyer, William Walker, La Guerra Nacional, Tomo IV, p. 33

 

La vanguardia del ejército guatemalteco de 800 hombres comandada por el general Mariano Paredes, salió de la capital el 5 de mayo (1856) y se le unió la de El Salvador a la vez que el Gobierno salvadoreño le envió nota a Patricio Rivas pidiéndole que rompiera con Walker, pero Rivas no la consideró. 34 A Bolaños

Walker visita León y pide a Patricio Rivas que renuncie - El 31 de mayo (1856) Walker llegó a León con lo mejor de su Estado Mayor acompañado de 300 soldados de infantería en visita-trabajo. Aunque fue recibido por una nutrida concurrencia del pueblo leonés Walker sospechó que las cosas no andaban bien, para su «destino manifiesto». Estando Walker en León, un filibustero cubano Domingo Goicuría, amigo confidente de Walker, alarmó al obispado católico al sugerirles que se separaran de la Iglesia de Roma.

Walker acosó al presidente Rivas para que renunciara a la presidencia y lo amenazó con echarle al general José María el Chelón Valle para botarlo bajo el pretexto de que Rivas no tiene dinero con qué pagarle a la tropa americana. Además, insiste en que Rivas convoque a nuevas elecciones de presidente, pero por voto directo, cosa que no lo establecía la Constitución. Rivas se resistió a renunciar, pero para salir del paso accedió a convocar a nuevas elecciones y para ello emitió el decreto de 10 de junio para elección de un Presidente de la República el 4° domingo de ese mismo mes de junio.

Walker se retiró de León el 11 de junio (1856) y regresó a Granada, dejando un contingente de 200 hombres cuidando a los democráticos en León, de quienes desconfiaba e iba decidido a tomar medidas para acabar con el gobierno de Rivas. Los rifleros que dejó Walker cuidando sus intereses en León tomaron el cuartel principal y Patricio Rivas y su gabinete huyó a Chinandega donde a partir del día 14 de junio se dedicó a abrir relaciones con los ejércitos aliados de Guatemala y El Salvador que ya se encontraban en la frontera nicaragüense, declaró traidor a Walker, anuló el decreto de convocatoria a elecciones y reclutó la fuerza que pudo reunir. 35 A Bolaños  

 

Walker sustituye a Rivas con Fermín Ferrer y se hace elegir Presidente.- Al regresar Walker a Granada de su visita-trabajo a León a mediados de junio (1856), recibió la noticia de que Rivas y sus ministros habían escapado a Chinandega. Ante la resistencia de don Patricio Rivas para no renunciar a la presidencia, el 21 de Junio Walker, creyéndose soberano, instaló a Fermín Ferrer como Presidente provisorio de la República mientras se realizaban las elecciones que había convocado Rivas el 10 de junio.

El domingo, lunes y martes, (22, 23 y 24 de junio de 1856), se efectuaron los comicios para Presidente de la República y el jueves 10 de julio Fermín Ferrer emitió un decreto declarando a Walker Presidente Electo y que la toma de posesión será el sábado 12 de julio: “la toma de posesión del primer presidente americano de Nicaragua”, como lo tituló el periódico “El Nicaraguense”.

A partir de la toma de posesión de Walker como Presidente de Nicaragua, de facto, sostenido por las armas, y mediante una de las tantas elecciones fraudulentas hechas en Nicaragua (y en muchos otros lugares del mundo entero), Walker inicia con prisa las modificaciones estructurales de Nicaragua para su gran destino manifiesto:

· Ordena confiscar todos los bienes de los enemigos y de los que hayan auxiliado a los enemigos.
· Emite la ley que restablece la esclavitud en Nicaragua.
· Ordena que todo decreto, ley, y negocio público debe ser en inglés y español. 36 A Bolaños  –  37 JD Gámez

Embajadores ante Estados Unidos- Walker nombró a Parker French embajador ante Estados Unidos y el 28 de noviembre (1855) salió rumbo a Estados Unidos pero el gobierno del presidente Franklin Pierce rehusó reconocer al gobierno Rivas-Walker y se negó a recibirlo como embajador. Sin embargo, en abril Walker nombró al padre Agustín Vijil embajador ante ese país. Resulta que el presidente Pierce quería reelegirse y en vista de que Walker era destacado en los medios como gran defensor de Estados Unidos, cambió de opinión y el 14 de mayo (1856) reconoció al Gobierno Rivas-Walker y al día siguiente recibió de manteles largos al Ministro padre Agustín Vijil. De todas formas, Pierce perdió la nominación del Partido pero la ganó James Buchanan quien también simpatizaba con los filibusteros. La carrera diplomática del padre Vijil es corta y amarga; no le va bien en Estados Unidos: En general, no es aceptado por los miembros del Cuerpo Diplomático y los embajadores centroamericanos envían notas de protesta al Secretario de Estado; los Obispos católicos no lo ven bien; y Vijil comienza a ser llamado «traidor y apóstata»; alguna prensa norteamericana lo llama «El Lutero nicaragüense». Amargado y abatido, el padre Vijil abandonó Washington en definitiva el 19 de junio de 1856 y llegó a Granada el domingo 6 de julio, desprestigiado y desaparece de la escena política. 38 A Bolaños

Centroamérica se moviliza. Los gobiernos centroamericanos empezaron entonces a apoyar con más diligencia al Gobierno de don Patricio Rivas que estaba establecido en parte del país: León, Chinandega; Matagalpa, Chontales y Nueva Segovia; mientras que el de Walker-Ferrer estaba en el los departamentos de Oriente y Mediodía (Granada, Masaya, Rivas, Río San Juan).

El 17 de junio (1856) el gobierno de El Salvador (que tácitamente incluye a Guatemala y Honduras) firma  con don Gregorio Juárez en representación del Gobierno provisorio de Nicaragua dos acuerdos, el primero es público en el que manifiestan mutuo respeto a sus soberanías; y el segundo es secreto en el que El Salvador promete dar ayuda a la lucha contra la usurpación extranjera en Nicaragua.
 

Los hermanos centroamericanos ofrecen unir sus fuerzas para arrojar a los aventureros fuera de tierra centroamericana, reconocer a don Patricio Rivas como legítimo presidente de Nicaragua y pedir a Costa Rica que se una a esta misión centroamericana. 39 J Pérez

 
  I. ENTORNO AL INICIO DE LA GUERRA NACIONAL  
 
  III. DE GUERRA CIVIL A GUERRA NACIONAL  
 
     
 
Inicio | Relato Histórico | Personajes | Imágenes | Biblioteca | Hemeroteca | Documentos Varios | Contáctenos
Todos los Derechos Reservados © 2014. Fundación Enrique Bolaños. Auspiciado por: Embajada de Alemania en Nicaragua.